Artículos

Macleta y La Bicicleta Verde organizaron concurso que premió a 20 mujeres con bicicletas

Publicado en Miércoles, 13 Enero 2016 Escrito por Andrea Gamboa

Andrea Gamboa, psicóloga y ex alumna de la Escuela BiciMujer del 2011 nos relata su experiencia en la premiación del concurso que organizó Macleta y La Bicicleta Verde y que premió a 20 de nuestras instructoras y ex alumnas de la Escuela BiciMujer con una bicicleta el viernes 8 de enero.

En general, el mundo le acostumbra a una a cosas… comunes. De chica veo programas de concursos donde participa gente anónima que no conozco, mis viejos compran Kino y no ganan, de vez en cuando por ahí rifan algo y yo “coopero”; y eso porque casi nunca gano algo. Hace años me gané una ropa deportiva de marca, y listo, agoté mi bonus para la próxima década. Lo de Macleta y La Bicicleta Verde vino a sorprenderme en varias formas.

Cuando conocí a Macleta ya me di cuenta que ahí todo era distinto. Era una agrupación ciclista – feminista, en un mundo donde las agrupaciones ciudadanas/sociales son mixtas, y donde las feministas son sólo feministas porque con ese propósito ya hay mucha pega. Era una cooperativa de trabajo por capas y roles, en un mundo donde las directivas de las organizaciones hacen todo y la demás gente socia se limita a elegir a los esclavos de turno cada dos años. Pasaban los años y había cada vez más amistad y buena onda, en un mundo en que la gente colectivizada muchas veces termina odiándose y armando el sub – sub - sub grupo, fracción las de más acá. Era una agrupación que basa su trabajo en la cooperación con otros colectivos del mismo tipo, en un mundo en que las agrupaciones se han acostumbrado a competir por unas escasas lucas gubernamentales o por un espacio ínfimo más cerca del bienestar. Y lo mejor… no querían ser las únicas en su tipo: quieren que la mayor cantidad de mujeres posible ande en bicicleta, y le enseñan a todas las que pueden con un voluntariado-voluntariado profesional-profesional. Muy raro esto de devolverle a las cosas su verdadero nombre. Podría seguir mucho rato pero no quiero dar la lata. El caso es que fui alumna de la Escuela BiciMujer Bájate de la vereda 2011, con tres meses de embarazo y lo pasé genial. De ahí en adelante me fui a la pega en bici, por la calle, hasta que me fui de Santiago.

Así las cosas, cuando Macleta y La Bicicleta Verde proponen por Facebook un concurso para ganarse una bicicleta, yo pensé: Otra de Macleta / que buenos recuerdos / voy a contestar la encuesta / igual no gano nada ya lo sé. La encuesta era corta, y lo pasé muy bien acordándome de esa experiencia y de lo que significa todavía para mí. Y ya. Lo raro empezó cuando llega un mail diciéndome que gané la bicicleta. Después de leer por tercera vez el correo, corroborar que era de Macleta, y que no era joda, grité en medio de la pega y wasapié al ser querido número 1. Siguen las rarezas: el correo decía que la bici había que ir a retirarla el viernes a las 3 de la tarde, a un hotel y sólo en esas coordenadas. Ya bueno, me dije, el almacenaje es una cosa complicada en Santiago. Como ahora vivo en Limache, tuve que reclutar al ser querido número 2 que tiene auto y organizar el rescate del premio.

Ahora empieza la rareza más profunda y desconcertante. El sentido común que este mundo me ha concedido sin concursos ni sorteos me dice que cuando una gana algo, a lo más te lo entregan con una sonrisa. A eso iba yo. A ver a las Macleta y sus sonrisas, a los o las socias de La Bicicleta Verde, a las demás chicas ganadoras tan cara de premiadas como yo, a su abrazo, que bien, muchas gracias se pasaron, que la disfrutes. Pero llego y me encuentro con un grupo grande de mujeres rodeando a un representante de La Bicicleta y a Sofía de Macleta, y con que hay que esperarse un rato porque esto es una actividad. Ajá, dije yo, acá está Macleta y su sello. Mariposas en guata, qué es esto. Nos hacen pasar a un salón del hotel y hay una vorágine de gringos y gringas de la Universidad de Duke, organizados en grupos, y que con sonrisas extra grandes nos llamaban a viva voz por nuestros nombres. Nos mostraron una hermosa bicicleta que habían estado armando, y unos afiches que buscaban impulsar el pedaleo por Santiago. Con una mezcla de español tarzán y gestos hiper claros se excusaban si alguna parte de la cleta había quedado suelta, y me preguntaban qué me parecía todo. Yo seguía sorprendida, tartamuda, incrédula, hiper feliz. Me dolía la mandíbula de tanto sonreir.


Me sentí tan bien, verdaderamente premiada. No era una bicicleta comprada en una tienda, era una bicicleta que fue armada por este grupo motivado por el trabajo en equipo y por las ganas de dejar una huella en la ciudad. No era una entrega de premio, era el final de un proceso más amplio del que yo era una parte pequeña y feliz. Caí allí de pura suerte, porque mi fortuna no fue solamente ganarme una bicicleta hermosa, sino presenciar cómo un gran grupo de personas, esfuerzos, organizaciones, trabajan en pos de un objetivo trascendente: que la ciudad de Santiago sea un lugar más limpio, más amable, más sustentable. Macleta, La Bicicleta Verde, el MBA de la Universidad de Duke, esa gente, la sinergia, la entropía, Maturana saltando en una pata.

Eso es lo que tiene Macleta: hacen que las cosas comunes y obvias sean distintas. Y es porque son mujeres, es porque los años de circo les muestran el camino que va más allá de lo esperado, porque están creando una forma de hacer las cosas. Se juntan con otros, ponen en juego su tiempo y su esfuerzo, y crean valor. En este caso, no sólo 20 mujeres que saben andar en bici; somos ahora 20 mujeres que tienen una bicicleta en qué andar, saben usarla bien y lo harán por Santiago, en Santiago. Bueno… 19. La mía me la traje a Limache, y le colgaré mi patente Macleta, ésa de “Yo No Contamino”. La de “Yo No Uso BIP”, no aplica acá.

 


TwitterFacebookGoogle bookmarkDel.icio.usDigg
Buy cheap web hosting service where fatcow web hosting review will give you advices and please read bluehost review for more hosting information.
Copyright © 2017 MACLETA - Mujeres Arriba de la Cleta. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.
Free Joomla Templates designed by Web Hosting Top